Unidos.News
Sin categoría

Los superhroes pelean por sobrevivir ante la evidente amenaza de extincin

Mantena Umberto Eco en su estudio ya clsico que el superhroe es por definicin una figura ambigua. De un lado -y ah colocaba al ms poderoso de todos: Superman-, representa lo mejor de nosotros. Es, y probablemente desde mucho antes de su popularizacin en el cmic moderno, un modelo de conducta, una figura ejemplar que encarna virtudes como la valenta, la astucia, la lealtad, la generosidad o la justicia. Y eso es as desde probablemente la antigua Grecia. Pero por otra parte, los superhroes, todos ellos, estn ah para recordarnos que somos mortales, que cada una de sus fortalezas se corresponde con cada una de nuestras ms ntimas debilidades. Su perfeccin nos delata y, llegado el caso, nos humilla. Y, aada el semilogo italiano, en esa ambigedad, encontramos una fuente de fascinacin y un recordatorio constante de nuestra propia humanidad.

Digamos que el universo de los superhroes vive ahora su particular y ms ambiguo momento. Ellos, por as decirlo, son, de repente, nosotros. Como si se hubieran contagiado de nuestra insignificancia, el ltimo gnero en dominar la taquilla, la industria y hasta los ms recientes Premios Oscar (Acaso Todo a la vez en todas partes es distinta en algo a una pelcula de superhroes?), y que lo ha hecho desde finales de la primera dcada del milenio cuando en 2008 se estrenara Iron Man; ese cine de gente que vuela, decamos, empieza a mostrar, para regocijo de sus crticos y hasto de buena parte de los fans, unos sntomas de decaimiento muy poco heroicos. Les falla la tensin muscular. Si atendemos a eso tan vulgar como las cifras, el panorama se antoja, en efecto, extremadamente soez. Los dos ltimos estrenos con tipos musculados al frente se han saldado con dos fracasos. Ni Ant-Man y la Avispa: Quantumana (Peyton Reed) ni Shazam! La furia de los dioses (David F. Sandberg) han dado la talla. Pese a la que la primera hizo una buena cifra el primer fin de semana (106 millones en EEUU) acto seguido se hundi hasta ms all de lo razonable con unos rcords negativos por debajo de otras debacles como Viuda Negra o Thor: Love and Thunder. Todos recientes. El caso del tipo del rayo en el pecho y de DC, que no de Marvel, fue peor de entrada (30 millones) y de salida.

Pero como las malas noticias nunca llegan solas, Disney, la duea de Marvel Studios, lleva ya meses montando su propio y algo obsceno show. El relevo de Bob Chapek por Bob Iger al frente de la compaa del ratn ha venido acompaado por un autntico terremoto en los despachos. De entrada, la empresa sigue en pie de guerra (cultural) con Ron De Santis, el muy conservador y algo homfobo Gobernador de Florida (el de No digas Gay), donde se encuentra el ms famoso de los parques temticos. Digamos que esta sera la msica de fondo del sesmo en marcha. Primero fue el descabezamiento y posterior desmantelamiento de la divisin Marvel Entertainment al frente de la cual se encontraba el conflictivo (adems de cercano a Donald Trump) Ike Perlmutter, personaje sin el cual es imposible entender tanto el resurgimiento de los propios cmics en los 90 como la fundacin de los mismsimos Estudios que nos ocupan. De hroe a villano en un puado de dcadas.

Los accionistas quieren resultados ya porque los beneficios de Disney estn ahora a la mitad de antes del confinamiento

Y acto seguido, el mucho ms sonado y sangriento despido de Victoria Alonso, una herida que an supura. Segn se escuche a una o a otros (a ella o a los dems), el motivo del cese ha podido ser: a) el incumplimiento de contrato al comprometerse la que lleg a ser la tercera en la lnea de poder de la casa con la produccin de Argentina 1985, que se estren en Amazon que no en Disney; b) la mala gestin del saturado departamento de efectos especiales con ella al mando que se sali a la luz con la publicacin de varios mensajes en las redes sociales de trabajadores lamentndose de improvisacin y de ritmos enloquecidos de trabajo y, mucho ms a la vista, con la psima calidad visual de la ltima pelcula, Quantumana, y c) la venganza de la empresa ante una directiva abiertamente LGTBI, encendida defensora de la familia en cualquiera de sus formas no necesariamente normativas y polemista contumaz contra todo intento de Disney de quedar bien con el odiado (o casi) De Santis.

Parece aburrido y, en efecto, lo es.

Es el momento quiz de dar un salto hacia atrs para ganar ngulo de visin. Pese a que da la impresin de que todo esto es ms material de esos reportajes tristes de los peridicos salmn, en verdad es ms grave. O profundo incluso. Les estn temblando las piernas, comenta Julin M. Clemente en calidad no solo de editor de Marvel en Espaa. Estamos en un momento crtico, aade por aquello del suspense. A su juicio -visin compartida por la mayora de analistas- la sobresaturacin de contenido superheroico en la plataforma Disney+ tras la pandemia ha hecho que el concepto de universo que tanto juego diera, ahora se parezca ms a un amontonamiento de gente con el nico poder compartido de ser un tostn. Ya no existe esa ansiedad de antes por ver lo nuevo. En parte es lgico tras la explosin de Endgame. Sera razonable pensar que a la espera de los nuevos Cuatro fantsticos o del regreso de Los Vengadores en la que ser la fase seis o incluso con los X-Men se debera pasar un momento de transicin. Y en eso estamos. Hace poco Kevin Feige [el todava facttum en calidad de productor mximo] peda paciencia. Pero est claro que las empresas slo funcionan a corto y medio plazo, no a largo. Quieren resultados ya porque los beneficios de Disney estn ahora a la mitad de antes del confinamiento pese a que Marvel sea la mitad de esas ganancias, reflexiona. Y aade: Ahora mismo Disney se la juega con Guardianes de la Galaxia 3. Quieren recuperar las sensaciones del principio.

[Inciso: Lo cierto (venga, una buena noticia) es que la pelcula est muy bien. Lo mejor de Marvel en mucho tiempo. Tierna, emocionante como nunca, gamberra como siempre, con sentido del espectculo y con un Rocket (el mapache) transformado, por fin, en mito… Pero esto es otro tema].

Por seguir con el hilo, y por saltar ms atrs todava, hay quien no duda en apuntar que la crisis no es coyuntural sino sistmica. Segn estos profetas del apocalipsis, el tiempo de los superhroes que tan poco gustan a Spielberg, Irritu o Scorsese ha pasado por la misma razn que tiempo atrs pas el del western o el del neo-noir de los 70 o el de los musicales. Ms all del fin de un ciclo, lo que sucedera es que la sociedad que vio en El Caballero oscuro, de Christopher Nolan, en 2008 la viva representacin de los miedos de un tiempo acosado por el horror sin rostro del terrorismo global y la megacrisis de 2008 ya no existe. Estamos en otro lado y con otras preocupaciones ms cerca de las fake news, el auge de los discursos de extrema derecha que, de repente, son fashion y las hordas sociales, rancias y neorrancias desatadas. Los villanos no son ya malvados descomunales y sin matices a los que hay que combatir con el Olimpo entero, sino gente mucho ms corriente capaz de obsesionarse con la primera conspiracin que salta de su grupo de wasup favorito a la primera pgina de los antes peridicos serios. Esa tendencia cada vez ms acusada de los superhroes al mundo meta, es decir, a hablar de s mismo, a bromear sobre sus cosas, sera el ltimo eslabn antes de su desaparicin. Oyeron hablar del western crepuscular? Pues lo mismo, pero en mallas de licra.

Si algo tienen los superhroes es su capacidad para adaptarse. No es tanto un gnero como un gnero de gneros

Chorradas. El que habla ahora es David Galn Galindo, un cineasta de vila que bien podra ser de Manhattan con pelculas en su haber como Orgenes secretos, la ms original y brillante relectura del mundo de los superhroes de la que ha sido capaz el cine espaol. Sabe de lo que habla porque lleva una vida entera enganchado a los cmics primero y a todo lo dems despus. Si algo tienen los superhroes es su capacidad para adaptarse a todos los cambios. En verdad no es tanto un gnero como un gnero de gneros. Antes de que llegaran ellos hubo pocas de cmics romnticos, de terror, del Oeste… Pues ellos acabaron con todos. En la poca de Reagan se adaptaron al conservadurismo; con Obama irrumpi la diversidad; Stan Lee cre Super Woman, Miss Marvel y Hulka porque vio claro que el feminismo era un mercado. Y si lo que se llevaba eran las artes marciales, pues Shang-Chi, dice de corrido Galn por aquello de que un superhroe si es algo es eterno.

A su favor hay que decir que la prevalencia del cine de superhroes no slo ha llenado de dinero la taquilla (De los 11 estrenos heroicos entre 2016 y 2019, seis superaron la barrera de los 1.000 millones de dlares. Infinity War y Endgame llegaron a los 2.000 y 2.800 millones respectivamente) sino que lo ha infectado todo como un virus. O un hongo incluso. La idea de universo de Los vengadores (Joss Whedon, 2012) ha pasado a la saga de los anillos de Tolkien, a la serie The Fast and the Furious y a la interminable sucesin de pelculas de terror que intercambian demonios y semovientes. Y una ms, como le gusta recordar a Galn para escarnio de Irritu, el ideario Marvel ha contagiado incluso hasta a la aclamadsima Birdman. No es Michael Keaton en la cinta del mexicano un seor que vuela como el propio Batman que tiempo atrs fue? Pues eso.

Y ahora la pregunta: cmo se acaba con un hongo? Si hemos visto The Last of Us la respuesta desalienta. Dice Carlos Garca Gual que el hroe no es un ser sobrehumano ni divino, sino un hombre que se ha enfrentado a la adversidad, que ha desafiado la muerte y ha demostrado su valor y su inteligencia. Habla de Grecia como helenista que es. Pero vale igual. Sobrevivirn? Y caso de no hacerlo Sobreviviremos nosotros (digamos el cine) a su muerte?

Y encima Kang el conquistador cae k.o.

LUIS MARTNEZ

Jonathan Majors era en el papel de Kang el Conquistador de lo poco bueno, admitmoslo, que se poda ver en Quantumana. Su presencia imponente en el ltimo estreno Marvel le sealaba como la figura inevitable de una nueva saga de villanos. Hablamos en pasado porque ya no es as. Tras su detencin el pasado 25 de marzo acusado de agredir a su pareja y despus de ser acto seguido denunciado por otras mujeres de relaciones anteriores por lo mismo, todo parece haberse esfumado. Y el todo incluye el regreso estelar de Los Vengadores. En efecto, para mayo de 2025 estaba programada Avengers: The Kang Dinasty donde, basta ver el ttulo, l era la estrella. Digamos que, fiel al principio manchego de que a perro flaco todo son pulgas, Marvel no slo tiene problemas con sus hroes sino que hasta sus malvados estn dispuestos a seguir el boicot.

A Majors le vimos hace poco en Creed III y, la verdad, resultaba mucho ms convincente que su oponente mejor pagado en el ring. Y antes, en el Festival de Sundance, haba demostrado ser un actor maysculo en la muy turbia Magazine dreams donde da vida a un hombre obsesionado con sus msculos hasta ms all de la extenuacin. Con un poco de voluntad, la magnfica pelcula de Elijah Bynum se puede leer como una rplica hipntica del gnero de superhroes en toda su extensin y en cada una de sus fases.

Se podra decir que a Kang se le ha cado el mundo encima. A la suspensin de contratos publicitarios (muchos puesto que era el hombre de moda), le han seguido los despidos. Se queda fuera de la adaptacin de la novela de Walter Mosley, The Man in My Basement, del biopic de Otis Redding titulado Otis y Zelma... Y a ver qu pasa con la 2 temporada de Loki ya rodada. En fin.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Retrasar y obstruir, la estrategia legal de Trump tras su imputacin

Unidos News

Movistar y Orange piden a Dazn integrar LaLiga en sus plataformas

Unidos News

Los 3 pueblos turísticos españoles que están entre los mejores del mundo

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies