Unidos.News
Sin categoría

Sánchez reivindica la “política útil” del Gobierno y esquiva el ruido por Bildu

«El presidente habló». El PSOE da por zanjada la polémica sobre las listas electorales de EH Bildu. No va a dar más hilo a la cometa porque es consciente de que es un tema que utilizará hasta la saciedad el PP para intentar erosionar sus expectativas electorales, pero sobre todo porque quiere que su campaña sea otra. Y también porque, como advertían varios dirigentes de la cúpula federal desde Sevilla —donde arrancaba este sábado la caravana del 28-M—, Pedro Sánchez ya habló ayer viernes desde Washington, tras su reunión con Joe Biden en la Casa Blanca. Él manifestó rotundamente su rechazo a la decisión de la formación de Arnaldo Otegi de incluir a 44 condenados por pertenencia a ETA en las candidaturas de Euskadi y Navarra —»hay cosas que pueden ser decentes, pero no son legales«—, y en el partido consideran que ya no hay nada más que añadir. Que se liquidó el tema.

Ese objetivo explica también el principal anuncio del jefe del Ejecutivo en la capital andaluza, que trasladó a representantes de asociaciones de lucha contra el cáncer con las que se reunió y que después expresó públicamente en su mitin en Fibes. El Gobierno garantizará de manera inmediata el derecho al olvido oncológico, para que quienes hayan superado el cáncer a los cinco años de la finalización de su tratamiento, no puedan ser excluidos ni discriminados de la contratación de productos como seguros o préstamos hipotecarios. «Esto es la política útil, lo que hace un Gobierno sensible con la gente, que defiende lo que piensa e interesa a la mayoría de la gente. ¡Eso es el PSOE, hacer útil la política en beneficio de la mayoría social!», exclamó Sánchez ante los suyos en el comienzo de su intervención, ante unos 2.800 militantes y simpatizantes, según la organización.

Es ahí donde quiere poner el acento el PSOE. Lucir el músculo que le permite la gestión del Gobierno, la posibilidad de llevar al Consejo de Ministros y al BOE cada medida anticipada. Por eso el propio jefe del Ejecutivo insistía ante su parroquia en Sevilla que no se trata de meros anuncios, sino de «realidades» tangibles. El derecho al olvido oncológico, de hecho, estará tramitado en el Congreso en junio.

Sánchez incidió en que el Gobierno está procurando la «modernización» del país, el «avance» de todos los territorios de España, que está sacando adelante proyectos y medidas «que parecían inimaginables» y que están en pie. Y con «paz social». Así, el Ejecutivo ha demostrado que se puede subir el salario mínimo, garantizar la actualización de las pensiones o reconstruir el pacto social. Los que dicen que «es imposible» —lo advertía, obviamente, por la derecha— es porque en realidad piensan en «recortes» y «precariedad» cuando gobiernan.

‘Vota lo que piensas’, el lema de campaña

Para los socialistas, la derecha profetizó un «apocalipsis que nunca llega» y solo persigue «derogar» todo, como de hecho repite una y otra vez Alberto Núñez Feijóo. «Derogar el sanchismo», pide. Y eso es sinónimo, señaló Sánchez, de «desmantelar», de «acabar con todos los avances sociales logrados», de «volver a la España de 2013, la de los recortes, la precariedad y el conflicto social». Pero para el presidente el PP se «equivoca», porque los ciudadanos «siempre han elegido avanzar y nunca retroceder» cuando se les ha preguntado.

También esa impresión de que los ciudadanos al final optan por aquellos partidos que apuestan por medidas que les afectan explica el eslogan del PSOE para este 28-M, Vota lo que piensas, evolución lógica del Defiende lo que piensas del último tramo de la precampaña. «La gente con su voto siempre defiende lo que piensa», clamó el líder socialista, «y hay que defender la sanidad pública, la educación pública, el sistema de dependencia, y es el PSOE el que lo defiende».

La convicción del PSOE es que, según avance la campaña, sus expectativas irán mejorando, porque sus votantes irán despertando y movilizándose hacia el final. Los populares «se van a llevar un disgusto importante el 28-M«, vaticinó. El jefe del Ejecutivo incluso se permitió una chanza sobre Feijóo, que ayer cometió un lapsus en Badajoz («Percibo ilusión cada vez que vengo a Andalucía«). «Ya os digo que acabará pidiendo el voto para el PSOE», ironizó Sánchez, despertando las risas del público congregado en Fibes. «Os reís… pero al tiempo». El partido tiene la impresión de que irá en ascenso, y así lo verbalizó el presidente: «Yo no tengo ninguna duda: el 28-M vamos a ganar Sevilla, vamos a ganar también en la provincia, en Andalucía y en toda España, y vamos a ser la primera fuerza de nuevo como fuimos en 2019″.

Sánchez abrió la campaña oficial del 28-M en Sevilla, la «catedral del socialismo«, en palabras del secretario regional, Juan Espadas, una plaza que el partido no se puede permitir perder. Y por eso el presidente también se reafirmó en los compromisos con la ciudad: 20 millones de euros para el tramo norte de Sevilla, conexión ferroviaria entre el aeropuerto y la estación de Santa Justia, culminación del cierre de la autovía de circunvalación SE-40… o la construcción de 2.500 viviendas en terrenos de Defensa.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Fracasa la negociación en Cs y Bal integra en su lista al ‘dos’ de Villacís y a sus apoyos del Congreso

Unidos News

El cardenal Blázquez y su dudoso papel con un cura abusador

Unidos News

Rusia, el poder irresponsable

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies