Unidos.News
Sin categoría

Una visita de perfil bajo a Biden permite a Snchez arrancar la campaa desde la Casa Blanca

Actualizado

Por su gusto por los golpes de efecto y por el presidencialismo, podra decirse que el jefe del Gobierno espaol est ms cerca de Donald Trump que del actual ocupante del Despacho Oval

El ya clebre paseo de 30 segundos de Snchez y Biden en 2021.POOL

Los peregrinajes de los polticos espaoles a la Casa Blanca han sido una constante en la Historia de la democracia. En este sentido, Pedro Snchez ha tenido cierta suerte. El Covid-19 y el subsiguiente bloqueo de la actividad diplomtica presencial mundial le libr de tener que tratar en demasa con Donald Trump, un poltico muy impopular en Espaa, en especial entre las bases del presidente.

Desde luego, queda para la Historia la imagen del presidente estadounidense sealando con el dedo al espaol dnde deba sentarse en la ‘cumbre’ del G20 de Osaka, en 2019. Pero, dejando de lado que no sabemos de lo que estaban hablando ambos, hay que recordar que ese tipo de acciones eran normales para el entonces presidente de Estados Unidos. No las reservaba ni a pases de segunda ni a rivales polticos. Quien quiera comprobarlo puede ver el vdeo de Trump bloqueando el paso de Isabel II de Inglaterra y no esperando por ella mientras ambos pasaban revista a la Guardia Real en el Castillo de Windsor, en 2018.

Despus lleg Biden, que fue saludado con alegra por el gobierno de Espaa. La felicidad dur poco cuando, en la cumbre de la OTAN de 2021 en Bruselas, el nuevo presidente someti al jefe del Gobierno espaol a una humillacin al lado de la cual las de Trump quedaron como una muestra de protocolo versallesco. Biden camin por un pasillo durante veinte segundos mientras Snchez le hablaba sin dignarse a mirarle ni una sola vez y dejando una pregunta para la Historia: se dio cuenta de que el presidente espaol exista? Fue, bien es cierto, una humillacin autoimpuesta por Espaa, que haba insistido hasta la saciedad que Snchez iba a tener “un encuentro informal” con Biden.

Alarde de sinton
Alarde de sintona en la Cumbre de la OTAN en Madrid el ao pasado.EFE

Moncloa insisti en que no haba pasado nada. Pero apenas dos meses ms tarde Snchez hizo un extrao viaje a Nueva York y California en el que no se acerc a Washington y solo se reuni con directivos de nivel medio de empresas tecnolgicas, de entretenimiento y financieras. Fue un trayecto ms bien propio de un secretario de Estado o de un ministro, con la excepcin de dos encuentros. Uno, con Larry Fink, el mximo directivo de la mayor gestora de fondos del mundo, BlackRock; y otro con el presidente y consejero delegado de la empresa ms valiosa del mundo, Apple, Tim Cook, que impuso como condicin para aceptar la entrada de Snchez en la sede de la compaa -un monstruoso edificio futurista en forma de donut- que el presidente espaol solo fuera acompaado de dos guardaespaldas y un asesor, no fuera que le intentaran robar los planos del nuevo iPhone. Snchez, aun dolido por la frialdad de Biden, acept, en parte porque entrar en Apple costo meses de negociacin.

Pero, al final, el cortejo dio fruto en la cumbre de la OTAN del ao pasado en Madrid, en la que el presidente espaol se reconcilio definitivamente con Biden. La Casa Blanca es muy consciente de las dificultades que Snchez tiene para mantener con sus socios de coalicin su postura atlantista y pro-Ucrania Snchez, y Moncloa ha sabido utilizar eso en su favor. El cambio de posicin hacia el Sahara tambin ha sido bien visto por el equipo de Biden, que ha levantado la mayor parte de las sanciones comerciales impuestas a Espaa por Trump, aunque en ocasiones las ha reemplazado por frmulas legales que hacen casi tan difcil la exportacin de determinados productos espaoles a EEUU, segn confirman fuentes diplomticas. En todo caso, el romance queda sellado doy, con una foto en un encuentro en la Casa Blanca en el que en realidad hay poco de qu hablar, pero que, sin duda por casualidad, se produce justo el da que empieza la campaa electoral en Espaa.

Trump orden
Trump orden a Snchez sentarse en la cumbre de Osaka de 2019.EFE

Por su gusto por los golpes de efecto y por el presidencialismo, podra decirse que Snchez est ms cerca de Donald Trump que de Joe Biden. El presidente estadounidense apenas aparece en televisin, y delega la mayor parte de sus anuncios pblicos en sus portavoces. Acaso sea, en parte, debido a la edad. Biden tiene 80 aos, dificultades motrices que hacen que la Casa Blanca trate de que camine en pblico lo menos posible, y una capacidad increble para equivocarse. sa ha sido una constante en su vida poltica, pero la edad no perdona, y ha agravado el problema. Como dicen los hijos de otro anciano poderoso, Rupert Murdoch (92 aos y acaba de romper el compromiso de boda con la que iba a ser su quinta esposa), “tener cuarenta aos ahora es como antes tener treinta, pero tener ochenta sigue siendo como tener ochenta”.

Biden y Snchez tienen algunas cosas en comn. Los dos presiden gobiernos basados en coaliciones fragmentadas. Dentro del Partido Demcrata estn, por ejemplo, los senadores Kirsten Sinema y Joe Manchin, que podran hacerse pasar por republicanos sin ningn problema.

Y en el otro lado est Bernie Sanders, que compiti por la Casa Blanca en 2016 y 2020 y que se denomina “socialista” -un trmino que en Estados Unidos tiene mucha ms carga psicolgica, dado que viene a significar prcticamente “filocomunista”, no “socialdemcrata”- o la representante Alexandria Ocasio-Cortez, que tambin es “socialista”, estuvo a punto de no votar por Biden en la Convencin Demcrata de 2020, en la que ste fue elegido candidato a la presidencia, y que se neg el ao pasado a apoyar una eventual candidatura se ste a la reeleccin.

El 20 de julio pasado en Washington, la ministra de Trabajo – y actual vicepresidenta y lder de Sumar-, Yolanda Daz elogi a Sanders como “un referente” de la izquierda, a pesar de que muchas de las ideas de ste le sitan en las antpodas del equipo de poltica exterior y de seguridad al completo -encabezado por el secretario de Estado, Tony Blinken, el de Defensa, Lloyd Austin, y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan-, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, o el fiscal general -cargo que viene a ser equivalente de ministro de Justicia en Espaa- Merrick Garland.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

De Picasso a Plensa pasando por Bansky

Unidos News

Lo menos circense aquí es Tamames. Por Luis Miguel Fuentes

Unidos News

EEUU anuncia otros 275 millones de dlares de ayuda militar para reforzar las defensas antiareas de Ucrania

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies