Unidos.News
Sin categoría

“¡Qué poquita hay y qué poderosa es!”

Tres palabras. Tres palabras utilizó Alberto Núñez Feijóo para rematar su intervención contra Pedro Sánchez este martes en el Senado. «Gente de bien». Tres palabras que fueron recibidas con regocijo por el Gobierno, porque mostraban a un líder del PP «viejuno» y «clasista». Así que este miércoles, en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso, difícilmente el presidente podía rehuirlas. No lo hizo: optó por sacar petróleo de ellas. El PP, dijo, defiende a esa «gente de bien», a una élite frente a un Gobierno que «suma» con las mujeres, los trabajadores, los profesionales sanitarios o los pensionistas. «¡Qué poquita gente de bien hay en su país y qué poderosa es!», exclamó Pedro Sánchez frente a la portavoz de los conservadores, Cuca Gamarra.

La dirigente popular había intentado llevar el debate hacia el terreno que ayer exploraba su jefe: por qué sí ha habido dimisiones —las de la secretario de Estado de Transportes y del presidente de Renfe— por el fiasco de los trenes de Asturias y Cantabria y en cambio el líder socialista no cesa a Irene Montero por la ley del solo sí es sí, que ha sacado de la cárcel a «50 presos condenados a la calle, con riesgo de reincidencia» y beneficiado a más de 500 agresores sexuales. «¿Su Gobierno a estas alturas está sumando algo?», le preguntó Gamarra, en un juego de palabras que incluía a Sumar, la plataforma con la que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, construye su proyecto de país con vistas a las elecciones generales de final de año.

Sánchez ya usó en el Senado los mensajes que el círculo más próximo a Pablo Casado, incluida Gamarra, le mandó hace un año para aplaudir su entrevista en la Cope, con la que desencadenó la guerra contra la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. A los tres días, esos dirigentes le dieron la espalda y le clavaron el puñal. El presidente no se frenó contra Gamarra en cuanto tomó la palabra: «Hay gente que le dice injustamente que cambia de chaqueta, y creo que no es así —ironizó—. Lo que cambia es el jefe y usted lo que hace es venerar al jefe del PP. Le voy a responder igual que usted hizo con Casado: con claridad, certeza y verdad». Sánchez estaba parafraseando el mensaje que precisamente la portavoz del PP, que lo era entonces y lo es ahora, envió a Casado.

(Noticia en ampliación)

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

ERC pasa a la segunda fase y fija los porcentajes para el futuro referéndum de independencia en Cataluña

Unidos News

Le Mirage o cómo Marruecos compró a los socialistas españoles

Unidos News

ERC y Junts finiquitan el “procés” en una crisis en la que solo gana Pedro Sánchez

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies