Unidos.News
Sin categoría

Erdogan vuelve a ganar en Turquía después de dos décadas en el poder

Después de dos décadas en el poder, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, de 69 años, se ha impuesto en las urnas por 52,1% de los votos a Kemal Kilicdaroglu, de 74 años, líder del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP), que ha logrado un 47,8 % en la segunda vuelta, con el 97% del recuento. La participación ha superado el 85%.

En Estambul, frente a su residencia, ha pronunciado sus primeras palabras nada más hacerse oficial su reelección. «Amo Estambul. Agradezco a todos los turcos esta oportunidad de seguir al frente cinco años más. Hemos vivido una verdadera fiesta de democracia».

Y ha puesto su mirada en las elecciones locales de 2024. «Ganaremos en 2024». Estambul y Ankara están en manos de alcaldes opositores, Ekrem İmamoğlu y Mansur Yanvas. «Estas elecciones prueban que los logros de nuestro país no pueden ponerse en cuestión. Nadie puede frustrar nuestra ambición», ha añadido.

De esta manera, Erdogan podrá cumplir 25 años en el poder y se convierte así en el único politico capaz de emular al fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Atatürk. En 2023 la Turquía moderna cumple 100 años. Erdogan fue primer ministro entre 2003 y 2014. Desde entonces es presidente, pero ha podido volver a presentarse porque se considera que el primer mandato fue el primero con sistema presidencialista, en 2018.

De nuevo esta legislatura, el partido de Erdogan, AKP (Justicia y Desarrollo) junto a sus aliados del MHP (Partido de Acción Nacionalista), controla la mayoría de los escaños de la Asamblea Nacional. Ha perdido una decena de escaños pero suman más de la mitad de los 600 puestos de la Asamblea Nacional.

Su proyecto nacionalista e islamista (su islamodemocracia) seguirá su curso. La movilización de las fuerzas de Erdogan ha sido clave. Ni siquiera las dificultades económicas, con una inflación superior al 100% y una lira devaluada en extremo (80% en cinco años) han provocado el vuelco.

Es significativo cómo en las provincias afectadas por el terremoto en febrero, en el que murieron más de 50.000 personas, Erdogan ha ganado, tras prometer una rápida reconstrucción. En Gaziantep, Kilis, Hatay, y Kahramanmaraş  se ha impuesto claramente.

El nacionalismo es cada vez más fuerte en Turquía y Erdogan transmite confianza a los ciudadanos conservadores que también le ven como una figura respetada den la escena internacional. Entre los nacionalistas hay diferencias entre los islamistas, como Erdogan, y los seculares, como Sinan Ogan, que quedó desplazado en primera vuelta. La figura de referencia del partido opositor CHP, de Kilicdaroglu, es Atatürk. 

«Las elecciones más importantes de 2023», titulaba The Economist antes de la primera vuelta de las presidenciales. La coalición de seis partidos encabezada por Kemal Kilicdaroglu despertó la esperanza de que Erdogan no llegara a empezar su tercera década en el poder. Kilicdaroglu encabezaba las encuestas. Sin embargo, la sorpresa fue que por primera vez hubo segunda vuelta, pero con Erdogan como favorito. Logró 2,5 millones de votos más y rozó la mayoría absoluta con un 49,5% de los votos frente al 44,5% de Kilicdaroglu, de la minoría aleví. 

Giro anti inmigrantes sirios

El tercero en liza, el ultranacionalista Sinan Ogan, sorprendió con más del 5,1%. Sus votos han sido cortejados por el presidente y su contendiente. Ogan ha dado su apoyo a Erdogan, por representar “la estabilidad”. De origen azerí y rusoparlante, hizo caso de las recomendaciones del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev. Sin embargo, los partidos que le respaldaron se han inclinado por Kilicdaroglu por su promesa de expulsar a los refugiados sirios en un año. Todo indica que han hecho caso a Sinan Ogan.

En la primera vuelta Kilicdaroglu dio relevancia a la economía y la recuperación de los valores democráticos. Hizo un video muy popular en el que explicaba cómo habían subido los precios con el ejemplo de la cebolla. A su vez, prometió recuperar la división de poderes, cada vez más devaluada. El sistema presidencialista, impuesto después el referéndum de 2017, ha reforzado el poder del jefe del Estado.

Pero en la segunda vuelta Kilicdaroglu ha lanzado un mensaje más nacionalista y ha convertido a los sirios en su chivo expiatorio. También ha tratado de mostrar cómo mantendría la lucha contra el terrorismo, en alusión al PKK. Aún así los kurdos moderados  han pedido el voto para Kilicdaroglu y en la zona kurda, con datos récord en Sirnak con el 75,8%, se han inclinado a su favor.  

La campaña de Erdogan no ha respetado límites y ha tratado de equiparar a Kilicdaroglu con los líderes kurdos más radicales o con terroristas, incluso con videos falsos. También cuenta con el 90% de los medios a su favor. Y con los recursos del Estado. Ha prometido subidas de sueldo a los funcionarios o internet gratis a los jóvenes. En las urnas se ha impuesto de nuevo con estas ayudas. Sus seguidores corean una vez más su canción de campaña: «Es la voz de los oprimidos, la voz del mundo libre sin voz, Recep Tayyip Erdogan, la pesadilla de los tiranos, Recep Tayyip Erdogan».

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

el viaje de Chenglu, su fan china

Unidos News

“A la ‘ley trans’ le falta el acompañamiento psicológico”

Unidos News

Estados Unidos procesa a dos espas chinos por ayudar a Huawei

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies