Unidos.News
Sin categoría

Por qu nos fascinan los brazos de la Reina Letizia

Actualizado

Cada vez que deja al descubierto sus poderosos trceps y bceps, se desata una tormenta de elogios y de crticas. Pero, ms all de gustos, lo ms interesante es la ‘leccin anatmica’ que hay tras esa musculatura fuerte y bien definida.

La Reina Letizia y la esposa del presidente de Colombia, Vernica Alcocer, durante la recepcin ofrecida por Gustavo Petro a los Reyes de Espaa en el Palacio de El Pardo (Madrid).ZIPIEFE

Los brazos de la Reina Letizia nos tienen absolutamente fascinados. Para bien y, tambin hay que decirlo, para mal. Porque mientras unos (entre los que me incluyo), admiramos el podero de esos trceps y esos bceps que, ms que ‘humanos’, parecen esculpidos en mrmol, otros se ‘aferran’ a ellos para criticar la ‘presunta’ delgadez extrema de la soberana y su obsesiva persecucin de la ‘perfeccin fsica’.

Gusten o no sus brazos y, por extensin, sus piernas, abdominales, hombros, espalda, etc., lo que es indiscutible es que la Reina est ‘ms fuerte que el vinagre’, no solo visual, sino tambin -y lo que es ms importante- ‘funcionalmente’. Un buen amigo mo -de cuyo nombre no pienso acordarme- me cont hace unos meses que, en el concierto que se celebr con motivo de su 50 cumpleaos, la Reina saludaba con un apretn de manos tan contundente que “daba la sensacin de que te iba a sacar el hombro y a dislocar el codo”. Una contundencia que, por cierto, tambin pudo comprobar en sus msculos y articulaciones el embajador de Espaa en Estados Unidos, Santiago Cabanas, cuando Letizia le solt aquel sonoro “dame la mano como a un hombre”, durante una recepcin en Nueva York.

De constitucin magra y delgada, cuentan (personas que la conocen bien) que la Reina Letizia debe su perfecta -dicen- tableta de abdominales a aquellas clases de danza que tom cuando era una nia; y que el yoga y el pilates, adems de serenar su mente y ayudarle a trabajar la musculatura profunda de su ‘core’, son los garantes de esa regia postura que la caracteriza que, segn apunt Piti Pinsach, cofundador del Low Pressure Fitness, tiene cierto margen de mejora. “Tiene las escpulas aladas lo que denota una debilidad en algn grupo muscular. Debera de revisar sus rutinas de entrenamiento”, advirti el ‘gur’ de los hipopresivos tras analizar las imgenes de la Reina, ataviada con un espectacular vestido de noche que dejaba al descubierto su espalda, a la salida del Teatro Real tras asistir al estreno de la pera “Ada’.

Tambin se comenta que esos ‘brazacos’, cada vez ms tonificados, son el resultado de una aficin por la escalada que, al parecer, practica en el rocdromo que la han instalado en el Palacio de La Zarzuela.

Especulaciones y ‘chascarrillos’ aparte, lo que est claro es que la Reina Letizia sigue a rajatabla una recomendacin que todos deberamos de aplicar en la medida de nuestras posibilidades (lo de instalar un rocdromo en el saln de casa resulta absolutamente incompatible con nuestras vidas y nuestros pisos), sobre todo, a partir de ‘cierta’ edad: mantener un buen tono de la masa muscular.

Garante de nuestra postura, sostn de nuestras vsceras y horno metablico de extraordinaria eficacia (cuanto ms cachas estemos, ms caloras quemaremos incluso en reposo), cabe recordar que la musculatura est para mucho ms que para ‘quedar bien en la foto’ y que sus valiossimas funciones se ven mermadas con el paso de los aos debido al implacable avance de la sarcopenia, caracterizada por la prdida de masa, fuerza y funcionalidad de los msculos.

En qu nos perjudica todo esto? Pues en mucho de lo que nos pensamos. Adems de incrementar las sensaciones de debilidad, cansancio, falta de energa y de agudizar los problemas de equilibrio, la ‘inoperancia’ muscular hace que nuestros huesos se queden sin su proteccin natural en el momento que ms la necesitan (ojo con la osteoporosis!); que nuestras vsceras caigan ‘por su propio peso’ (ojo con los problemas de incontinencia!); que el cuerpo ‘tire’ de zonas que no debera (ojo con las lumbalgias!) o que nuestro metabolismo se ralentice (ojo con la acumulacin de grasa!).

En este escenario, esas sesiones de fuerza de las que, hasta hace nada, huan muchas mujeres al pensar, errneamente, que se iban a poner como Schwarzenegger (anda que no hay que entrenar y tirar de ‘ayudas qumicas’ para acercarse a ese modelo!), cobran ms importancia que nunca llegados a la madurez, al igual que resulta imprescindible asegurarnos de que nuestra alimentacin nos aporte las dosis de protenas de alto valor biolgico que necesitamos para nutrir a nuestros msculos, detalle que, por cierto, la Reina tambin cuida con esa famosa dieta Perricone que, segn ‘se rumorea’ (siento ser tan pesada con la puntualizacin, pero es que no he ledo por ningn lado declaraciones suya confirmado tal extremo), sigue a pies juntillas.

As que, ms all de crticas (bastante rancias, por cierto) a una ‘estructura fsica’ supuestamente incompatible con la ‘elegancia femenina’ y de otras apreciaciones estticas, los brazos de la Reina Letizia deberan de fascinarnos por el secreto que encierran bajo su piel: una musculatura fuerte y sana. Si se pasa o no de frenada en su afn por estar en forma es ya harina de otro costal y, en cualquier caso, su eleccin personal.

Conforme a los criterios de
The Trust Project

Saber más

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

¿Guerra civil en EEUU? | Columnistas

Unidos News

El Gobierno evita el rechazo del Senado a la ley de bienestar animal por un solo voto

Unidos News

La UCO logra liberar a tres personas secuestradas por un cartel mexicano en Ciudad Juárez

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies