Unidos.News
Sin categoría

Ayuso sienta en primera fila a Bolaños pero le deja sin foto en la parada militar

El choque de trenes finalmente no se produjo. La Comunidad de Madrid echó el freno en el último momento y evitó sostener el pulso al ministro de la Presidencia en los actos del Dos de Mayo. En la recepción institucional, en la Real Casa de Correos, dispuso a primera hora de la mañana una silla para Félix Bolaños en primera fila, al lado de su compañera de Gabinete Margarita Robles. Los dos juntos como miembros del Gobierno de España. Pero sin embargo buscó apartarle de la foto en el exterior, escenario del acto cívico-militar de esta fiesta por el Día de la Comunidad.

Este 2 de mayo electoral se levantaba con un clima de marcada tensión entre el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso y el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Por una cuestión, teóricamente, de protocolo, aunque encerraba de nuevo una disputa política entre las dos administraciones. El Gabinete regional había invitado a los actos institucionales a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, como titular de Política Territorial, pero ella declinó por cuestiones de agenda. Además, la ministra de Defensa, Margarita Robles, había manifestado su voluntad de acudir, y la Comunidad no puso pegas.

Al declinar Rodríguez, el Ejecutivo contestó que quien iría en su lugar sería el responsable de la Presidencia, Félix Bolaños. La Comunidad alegó que no podía ser porque Rodríguez no podía delegar en otro ministro, de su mismo rango. El sábado pasado, el Departamento de Protocolo del Ministerio de la Presidencia demandó saber el guión de los actos y también la ubicación de Bolaños. El equipo de Ayuso consideró que esa “autoinvitación” del ministro era una “provocación”, ya que ni se le invitó ni se le iba a invitar. El Gobierno defendió que es él quien decide quién le representa en los actos, como así ha sucedido en los 45 años de democracia.

Feijóo, en lugar preeminente

El lunes por la noche, la Moncloa confirmó la presencia de Bolaños y de Robles en el Dos de Mayo. Así que el conflicto llegaba vivo este martes. Pero en los primeros compases el desencuentro se recondujo. Bolaños y Robles, fuertemente abucheados a su llegada a Sol, fueron recibidos por el vicepresidente regional, Enrique Ossorio, y en la puerta de la Real Casa de Correos, por el director de Gabinete de Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez. Fuentes próximas a ambos ministros insistían en que todo había discurrido con “normalidad”, sin problemas. Con cordialidad.

Ambos, junto con el delegado del Gobierno en Madrid, Fran Martín Aguirre, se dirigieron después hacia sus sitios en el patio de la sede de la Comunidad de Madrid, en primera fila y a un paso del escenario. Bolaños y Robles fueron conversando sucesivamente con el consejero de Justicia, Enrique López; con el Defensor del Pueblo, el exministro Ángel Gabilondo, con diputados socialistas y también con la candidata del partido al Ayuntamiento de Madrid, la exministra de Industria Reyes Maroto. “Normal, comodísimo”, indicaba Bolaños a los periodistas en tono distendido mientras una nube de reporteros gráficos le rodeaba. Poco después de las 11 de la mañana, Ayuso accedió al patio de la Real Casa de Correos y estrechó la mano tanto a Robles como a Bolaños. Antes de ese momento no se habían visto.

Pero durante el acto de entrega de medallas y condecoraciones concedidas por el Gobierno autonómico, aún había un conflicto de protocolo que debía resolverse. En el exterior, donde estaba previsto el acto cívico-militar, la Comunidad de Madrid había reservado hueco, en el espacio de la presidencia, a Ayuso, Robles y el JEMAD y también al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. Ahí no había espacio reservado para Bolaños. A él le habían dejado en otro lugar secundario, destinado al resto de autoridades. En cuanto los servicios de Protocolo del Ministerio de la Presidencia se dieron cuenta, se quejaron a los de la Comunidad de Madrid. El ministro, decían, tiene que estar junto a Robles, y desde luego no desplazado respecto a Feijóo.

Tampoco gustó al equipo de Bolaños que justo después de que atendiera a los medios el jefe del PP la Comunidad levantó el espacio reservado para que los políticos hicieran declaraciones, con lo que él no pudo hablar a los periodistas antes del arranque del acto de entrega de medallas.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Una moción para cuestionar a Feijóo

Unidos News

El Gobierno prepara el tercer paquete anticrisis con la vista puesta en las urnas del 28-M

Unidos News

Diez clásicos del cine que ver este otoño sin salir de casa

Unidos News
Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Suponemos que está de acuerdo con esto, pero puede excluirse si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies